Cinco consejos que alargarán la vida útil de tu calentador a gas

Cinco consejos que alargarán la vida útil de tu calentador a gas

Recorramos juntos estos cinco consejos que puedes poner en práctica para el cuidado de tu calentador a gas y alargar su vida útil

Por: Matt

Detrás de todo artefacto que ha hecho del mundo actual un lugar moderno, futurista y cómodo, hay una historia que se remonta a siglos anteriores y nos transporta a civilizaciones antiguas. Sin embargo, en este caso en particular, tomaremos como punto de partida a la Francia de 1868, cuando Benjamin Waddy Maughan patentara el primer calentador de agua.

Gracias a Benjamín, un modesto pintor de casas, es que hoy podemos disfrutar de agua caliente en nuestros hogares. Quizás, en ese momento no logrará comprender el alcance que tendría su invento, lo cierto es que siglo y medio después, podemos afirmar que su idea ha hecho más fácil nuestras vidas.

Ahora bien, en esta primera entrega de nuestro blog, les contaré cómo podemos preservar a nuestro calentador eléctrico. Soy Matt, estoy para ayudarte.

¡Bienvenidos!

Ante todo debemos comprender que los calentadores son equipos a gas que usan la energía calorífica para subir la temperatura del agua de regaderas, lavaplatos y plateros. Los mismos pueden dar una respuesta efectiva en cualquier espacio. Hogares, empresas, colegios, entre otros, se ven beneficiados por el invento de Benjamín Waddy Maughan y que más adelante fuese perfeccionado por otros inventores.

Por supuesto, dadas las condiciones que hacen posible su funcionamiento, los calentadores están sujetos a unas condiciones mínimas que garanticen su usabilidad y puedan extender su vida útil tanto como sea posible.

Recorramos juntos estos cinco consejos que puedes poner en práctica para el cuidado de tu calentador.

1. Realiza el mantenimiento preventivo de tu calentador, mínimo una vez al año.

El mantenimiento de tu calentador permite retirar las sales minerales y residuos de hollín frutos de la combustión, revisar el funcionamiento interno del gasodoméstico y verificar sus condiciones externas.

Un mantenimiento realizado de manera correcto, permitirá alcanzar la temperatura deseada en un menor tiempo y reducirá el consumo de combustible. Prevenir te evitará sorpresas y costos extras.

2. Revisa de forma periódica la instalación, tuberías, desfogues y accesorios anclados al calentador mínimo cada seis meses

La seguridad es un factor indispensable que debe tomarse en serio. La revisión periódica permitirá identificar posibles fugas de gas e hidráulicas, con el fin de evitar accidentes por el desgaste prematuro de los materiales.

Recuerda que, tanto el mantenimiento como la revisión, deben ser realizados por técnicos especializados y certificados que conozcan la normativa que rige toda intervención que se haga en este tipo de aparatos.

3. Protege a tu calentador de la exposición al sol, la lluvia y de otros factores climáticos

Las condiciones ambientales son de gran importancia para prevenir el desgaste de la vida útil de tu calentador. Entre menos expuesto esté a estos factores, mejor será su funcionamiento y, además, podrás garantizar que los materiales con los que está diseñado tengan una vida útil mucho más extensa.

4. Evitar el uso de regaderas con ahorradores de agua

Se piensa que los ahorradores de agua son una buena alternativa que reduce el consumo de agua; sin embargo, a mediano y largo plazo, es una pésima inversión que impide el funcionamiento del calentador al 100%, debido a la pérdida de presión que te obligará a incurrir en gastos adicionales para la reparación del gasodoméstico.

Si deseas ahorrar agua, puedes buscar otras alternativas que no afecten el funcionamiento de tu calentador.

5. Realizar una revisión de suministros de voltaje o cargas de batería

Los calentadores a gas, igualmente, funcionan con corriente directa y alterna. La corriente directa es aquella que se transporta a través de pilas, baterías u otros aparatos de baja tensión eléctrica; la corriente alterna, por su parte, es la que requiere de una mayor potencia o intensidad.

Esta se encuentra en toma corrientes de alta, media y baja tensión (110 v) y garantiza el buen encendido de los pilotos y ahorra una mayor cantidad de combustible. Si no hay un buen flujo de voltaje, puede provocar fallas en el mismo.

En ese orden de ideas, es importante verificar por intermedio de un técnico especializado las condiciones de las instalaciones eléctricas del espacio donde se encuentra ubicado tu calentador.



Sigue estas recomendaciones y aprovecha el máximo de tu calentador a gas. Recuerda: toda intervención debe ser realizada por un técnico experto y certificado.

En Good Service Company contamos con un equipo humano –especializado, certificado y entregado a su labor– dispuesto a acompañarte, asesorarte y atender tus requerimientos.



Soy Matt y nos vemos en una próxima entrega de nuestro blog.

Puedes dejarnos tus inquietudes en el correo: [email protected]

0

No hay productos en el carrito.

X